Navigation – Plan du site
II. Amérique latine

Rupturas fronterizas en California y radicalización de la otredad en las representaciones hegemónicas1

Alejandro Solomianski
p. 345-357

Résumé

El espacio fronterizo del sur de California, borde limitador y, a la vez, generador de intersticios, de cruces (de inmigrantes, de mercaderías contrabandeadas o robadas, de sustancias “ilegales”) se configura, per se, como una contradicción. Las mansiones lujosas de Beverley Hills y las habitaciones atestadas del “peligroso” South Central son espacios discordantes e históricamente interdependientes. Este artículo se abre a las representaciones que los subalternos hacen de estos espacios para intentar dilucidar los modos en que las voces hegemónicas reciclan las representaciones sociales en general.

Haut de page

Texte intégral

El punto de partida: el sonido oculto de las “Otras voces”

  • 1 Las presentes reflexiones representan una evolución del repertorio de ideas formuladas en mi ensayo (...)
  • 2 Miguel Barnet, Biografía de un cimarrón, 1968; Elizabeth Burgos, Me llamo Rigoberta Menchú y así me (...)

1El comienzo de esta reflexión y la configuración de esta experiencia surgen del curso académico Español 431 que ya hace unos ocho años diseñé con el fin de enseñar Testimonio, tanto en sus expresiones prácticas (Las Casas, Manzano, Menchú), como teóricas (Beverley, Spivak, Winter) en California State University, Los Ángeles. Esta tipología textual se hallaba totalmente ausente del canon institucional. Incluso Bartolomé de Las Casas tendía mucho más a ser estudiado como una forma de narrativa aventurera (insistencia particular puesta por ejemplo en el episodio de “El cacique Enriquillo”) que como la primera autocrítica que la lógica expansionista del capitalismo occidental formuló, de un modo beligerante y convincente, contra sus mismos principios fundacionales. Los trabajos finales, recolección y des-grabación por parte de los estudiantes de testimonios de “subalternos” o victimizados en nuestro entorno social, produjeron “mini-testimonios” (particularmente intensos en los cursos 2008 y 2009) que me llevaron a la preparación del libro Otras voces. Nuevas identidades en la frontera sur de California (Testimonios). Para la edición de los testimonios, conté con la ayuda de Marisol Montaño y Sofía Wolhein, dos estudiantes que gracias a su creatividad, entusiasmo y carencia de prejuicios académicos, ayudaron a lograr un libro, en mi opinión novedoso, bien articulado y con tomas de posiciones de riesgo, como por ejemplo dialogar en notas al pie de página con algunos puntos cuestionables de los testimonios, pero sobre todo sostener la idea de que doce “mini-testimonios” narrados por “don/ñas nadies” –no enrolados en ningún grupo político revolucionario y sin una clara agenda transformativa– podían tener un valor testimonial específico y transformador. La trabajosa elaboración del libro produjo en los editores la convicción de que estas narrativas mínimas interrumpían y cuestionaban el alineado sistema de percepciones del conglomerado massmediático con una lógica e intensidad similares a la de los grandes textos canónicos del género: Domitila Barrios de Chungara, Esteban Montejo o Rigoberta Menchú2.

  • 3 Como por ejemplo la teoría de La ciudad letrada de Ángel Rama.

2Fue mediante la configuración de este libro que elaboré una primera versión del sur de California “testimoniada”. Describiré a continuación su contexto más amplio de producción y los alcances más generales del libro, en tanto representación del espacio californiano fronterizo. Estamos ante todo frente a un texto que constituye –y en más de un sentido se posiciona en– espacios colindantes, conflictivos y contradictorios. Sin embargo, este “estar en el borde”, más allá de lo problemático o expuesto que de hecho resulta, es una consecuencia inevitable de la identidad de los materiales allí reunidos y de su potenciación mutua. En primer lugar es preciso señalar que la serie de trabajos realizados para la manufactura del texto le debe su posibilidad de existencia a la teoría3 o a las redes de textos académicos en general. Sin embargo, como intento, como experimento, como deseo imposible de realizarse, este ensayo crítico y el entramado de testimonios que encabeza intentaban escapar a las lógicas de constitución de significado y a los mecanismos de persuasión del ensayo académico. De ninguna manera se trata de una actitud crítica o de rechazo hacia la labor fructífera e inspiradora de muchos de mis maestros y colegas, sino de un reconocimiento de la situación que contemporáneamente atraviesa la actividad “lectura”, y de la atención dispersa de los lectores. Dejando de lado las transformaciones del ejercicio de lectura impuestas por las nuevas tecnologías (y corporaciones distribuidoras de textos y significados) de la comunicación, las nuevas jerarquías de los formatos narrativos, la relativización de las nociones de “alta” y “baja” cultura, y el reinado hipnótico de lo icónico, me atrevería a afirmar que la caída de los mega-relatos, que forma parte de la posmodernidad, implica una caída de las mega-lecturas. Esta caída se produce tanto en la profundidad como en la extensión ideales que pueden presuponerse como lógicas constitutivas del sujeto lector. Ambiguamente, Otras voces busca atraer tanto a sus protagonistas como al lector académico; e incluso servir como una pequeña base de datos sobre algunos aspectos ocultos o tergiversados de la “realidad” en el sur de California. Esta modesta base de datos podría resultar útil a antropólogos, sociólogos, lingüistas, psicólogos y otros especialistas de los estudios culturales.

La multiplicidad de espacios y lógicas conflictivas representadas

  • 4 Los “homeless” (personas sin vivienda) sólo son visibles como intimidación o chantaje simbólico eje (...)

3Intentaré delinear el contexto social más general y amplio en que estos testimonios se elaboraron, entendiendo que la crisis californiana se vincula con la emergencia de estos relatos. Puede proponerse que, ya a comienzos de 2010, hablar de California era hablar de un fracaso y de un espejismo. Podríamos abrir el panorama con la crisis energética que sacudió los comienzos del siglo XXI (el escándalo ENRON), el creciente endurecimiento durante la década de las políticas contra los trabajadores indocumentados (regulado obviamente por las necesidades del mercado laboral, pero también por un repertorio ideológico xenófobo y racista), la explosión de la burbuja inmobiliaria, el crecimiento sostenido del desempleo y de prácticas tales como reducciones salariales y despidos masivos. Todo este impresionante listado de transformaciones estableció, ya de manera inocultable, para la que todavía se seguía jactando de ser la “séptima mayor economía del mundo”, una fisonomía diametralmente diferente a la que difunde el paraíso imaginario instaurado a nivel planetario por Hollywood, las hileras de palmeras y la abundante prosperidad de las mansiones de Beverly Hills. En el caso concreto del conjunto de municipios que llamamos Los Ángeles, otro de los rostros del fracaso que nuevamente incluye a la clase media4 es el sistema de transporte “individualizado” en automóviles, o desproporcionados todoterrenos, que no sólo resulta por momentos exasperante, lento y molesto, sino que además es irracional, peligroso y ecológicamente insustentable. Ansel Adams, además de haber sido uno de los fotógrafos estadounidenses con una de las estéticas más fácilmente reconocibles del siglo XX, es mundialmente famoso por su sorprendente imaginario de la naturaleza de los Parques Nacionales de Estados Unidos. Tiene otras fotos en las que nos presenta exactamente la imagen opuesta. En especial quiero apuntar a Freeway Interchange, Los Ángeles, California (1967). En primer lugar es absolutamente sorprendente la percepción tan temprana de Adams del monstruo que el sistema de transporte en el sur de California estaba creando. En esta fotografía, a la vez inquietante e hipnótica, vemos lo siniestro: un paisaje árido, estéril y envolvente que quisiéramos no tuviera nada que ver con nosotros, y sin embargo, más allá de lo que nuestras conciencias estén dispuestas a reconocer, una voz, una curva del monstruo autopístico, la sordidez general de la imagen, la desconstrucción de los parámetros de orientación relativos, o algo que simplemente no podemos entender, nos desengaña. Esos tentáculos incomprensibles, esos automóviles minúsculos que se han juntado para rivalizar por un miserable espacio de adelantamiento, ese cemento que se ha tragado todo horizonte de realidad, constituyen la representación de una de las facetas de nuestras identidades californianas: exactamente aquella que no queremos ver. Aplicando el entramado simbólico de la fotografía de Adams a la reunión de los doce mini-testimonios que integran Otras voces, la configuración de la analogía resulta contundente: itinerarios que se pierden, que no logran reunirse, que transitan en tres, cuatro e incluso cinco niveles de altura que se superponen sin conectarse jamás, cruces que dispersan o reúnen a los itinerantes sólo por un momento. Se trata de itinerarios de corto alcance que no lograrán hacer “Historia” ni provocar cambios sociales. Son historias mínimas, intrahistorias, tan sólo el reverso de la trama propagandística. Parte del fracaso del “paraíso californiano” y de la instauración de su espejismo es justamente esta imposibilidad de articulación plena y desarrollo de los sujetos subalternos y/o de los sujetos migrantes. Evidentemente no se trata de un fracaso de las víctimas sino de otro fragmento del fracaso general del proyecto californiano. Sería absurdo pretender que personas que arduamente están luchando por su subsistencia y la de sus seres queridos pudieran desafiar exitosamente uno de los conglomerados del planeta en el que la hegemonía de la ideología capitalista es prácticamente absoluta.

4A pesar de este fracaso sistemático y por lo tanto inevitable, se manifiesta en estas pequeñas narraciones un exceso de energía vital que las vuelve desafiantes frente al modelo estructurador. En algunas de ellas se hace patente una energía bio-política que se enfrenta a las inscripciones del “deber ser” del sur de California y a las jerarquías capitalistas trazando modelos posibles de resistencia parcial. No encontramos aquí grandes modelos revolucionarios ni grandes gestas políticas. Incluso, sin una mirada profunda, podríamos pensar las narraciones como historias individuales (individualistas) y perder de vista su mayor mérito: manifestar desde la intrahistoria problemáticas esencialmente colectivas. En este sentido a través de estas voces diferentes se expresa la cara oculta y más verdadera del sur de California y se desafía y relativiza el repertorio de imágenes que comienza con la cinematográfica (omnipresente) hilera de palmeras y la luminosidad veraniega que emana de ellas. En el desplegarse de estas Otras voces oímos y visualizamos las experiencias vitales de aquellas identidades que entran en conflicto con los modelos delineados por las industrias culturales y la publicidad. La lectura de estos mini-testimonios produce una intensa ruptura en la formulación de la sintaxis del dinero recuperando el eco de las voces que más profundamente configuran nuestras identidades des-alienadas; aquellas que la omnipresente industria massmediática desdibuja y distorsiona.

Formulaciones teóricas y delimitaciones genéricas

5En primer lugar quisiera establecer que la elaboración por la academia estadounidense de la noción de testimonio es parcial, tanto en lo incompleto de su formulación como en lo tendencioso. Con esto no pretendo decir que sea voluntariamente incorrecta o que su inclinación política sea retrógrada. Más bien todo lo contrario. Entre las investigaciones que integran un nutrido y remarcable paradigma de textos e investigadores, elijo mencionar uno de los más representativos, Against Literature de John Beverley (1993), ya que describe con notable claridad esta percepción teórica. Fundamentalmente la teoría se aplica a modelos prácticos preexistentes (Domitila, Rigoberta, Montejo) en los cuales el subalterno se encuentra imposibilitado de reconfigurar su testimonio intrínsecamente oral (generalmente una oralidad fácilmente estigmatizable en función de la procedencia socio-cultural de la voz) a una versión letrada, que si bien se apega lo máximo posible a la “voz” original, no puede realizarse sin la colaboración de un intelectual, progresista y solidario, que actúa como mediador, condición sin la cual el testimonio no existiría como libro. De este modo se satisfacen de un modo (en principio y en teoría) armónico tanto la agenda del testimoniante como la del intelectual mediador (que tienden a tener puntos en común). En primer término se trata de una postura teórico-política inclinada a apoyar a las izquierdas centroamericanas y que visualiza en los correspondientes testimonios un caudal de libros que debe hacerse entrar en la academia estadounidense, como libros de urgente denuncia de los diversos genocidios y como libros abiertos a experiencias humanas de tremendo valor emocional y moral. Hasta aquí concuerdo con los postulados básicos, pero debe tenerse en cuenta que es una lectura situada (y sitiada) en la que no deja de percibirse un resto de culpa por la intervención del ejército estadounidense en la región.

  • 5 CONADEP, Nunca más, 1984.

6El problema es cuando se intenta abordar otro tipo de discursos que el modelo no puede descifrar y que por derecho propio son testimoniales. Cualquier texto de Bartolomé de Las Casas a partir de 1515, aún aquellos que pueden parecer específicamente antropológicos, está realizado como denuncia del Genocidio Europeo contra las poblaciones originarias americanas; y resulta remarcable el repertorio de sutilezas retóricas mediante las cuales Bartolomé enfatiza su agenda testimonialista. De los innumerables recuentos del genocidio de la Alemania nazi ¿cuáles no serían testimonios y por qué? ¿Puede dudarse de la calidad testimonial ejemplar del Nunca más con que se reabre la democracia en Argentina?5 Los numerosos reportes con fotografías de Abu Ghraib (incluso aquellas tomadas por victimarios sádicos) ¿no son texturas testimoniales?

7Intentaré ser breve, directo, claro y específico al profundizar en este apartado las objeciones básicas que acabo de plantear a la versión canonizada de las nociones de testimonio y subalterno. Si bien indudablemente el área geopolítica de los testimoniantes de mi libro, Centroamérica y el desencuentro fronterizo de California, es un espacio en el que los procesos de colonización han creado sociedades marcadamente heterogéneas y relaciones de dominación (como la esclavitud y la encomienda, cuyas consecuencias son imborrables), considero que la complejidad de los procesos históricos involucra la necesidad de ampliar las nociones de subalterno y testimonio. Fenómenos tales como la colonización del imaginario, el cipayismo, la rivalidad entre grupos oprimidos y la acción de figuras tales como Bartolomé de Las Casas, Álvar Núñez Cabeza de Vaca o José Martí ponen en cuestión la condición de irrevocabilidad absoluta de la dicotomía maniquea entre la esfera oprimida y la opresora.

  • 6 Esencializar es considerar la relación Subalterno-Opresor como irreversible y dada por naturaleza, (...)

8En mi opinión, en líneas generales, la bibliografía sobre el tema ha tendido a “esencializar” la categoría de subalterno, inclinándose a dejar de lado su condición como resultado de un proceso “existencial”6. Aun siendo producidas históricamente, las circunstancias del esclavo o del encomendado poseen un matiz de irreversibilidad del cual carecen muchos de los sujetos subalternizados. Asimismo, la categoría de subalterno es por su propia lógica constitutiva de una categoría relacional: un subalterno determinado puede ser simultáneamente opresor de otros. Incluso, el subalterno realiza su testimonio, entre otras motivaciones, para que él o su grupo de referencia dejen de ser subalternos.

  • 7 Chile, la memoria obstinada, 1997.
  • 8 El filme The Reader de Stephen Daldry realiza de un modo sugerente e incisivo una riesgosa ampliaci (...)

9Mi primer problema práctico con las posturas rígidamente dicotómicas y esencializadoras del sujeto subalterno (que rápidamente se vuelve teórico) es que dejan de lado a muchas de las víctimas de los genocidios, ya sean las del Holocausto (véanse los textos de Primo Levi o Anna Frank) como las de las dictaduras del Cono Sur. Muchos de los testimoniantes del Nunca más por ejemplo eran médicos, abogados o periodistas; personas que ni antes ni después de los años de la Dictadura podrían ser consideradas subalternas. Del mismo modo, los narradores que elige Patricio Guzmán para configurar su documental Chile, la memoria obstinada, están en líneas generales muy lejos de parecerse a subalternos incapaces de auto-representarse, de acceder a la letra o al ámbito universitario7. Esta ampliación (o relativización), necesaria en mi opinión, del concepto de subalterno conduce, en consecuencia, a una mayor flexibilización de la noción de testimonio, la que no deja, sin embargo, de responder a una especificidad testimonial8. Para expresarlo con un ejemplo marcadamente explicativo, aunque el libro de Rigoberta Menchú y el Nunca más son notablemente diversos por sus estructuras, procesos de elaboración, estrategias discursivas y otros muchos aspectos que sería extenso enumerar, poseen, de todos modos, una esencialidad común que los define, ambos, como testimonios. Intentaré cerrar este apartado especificando una noción de testimonio que pueda incluir textos notablemente diversos (tanto por su elaboración como por su contenido) determinando la esencialidad de la noción.

10Esta ampliación de la noción de testimonio incorpora prácticamente todos los textos de Bartolomé de Las Casas quien debe actuar como un subalterno cuando no puede, ante la amenaza de los encomenderos, asumir su obispado en el Virreinato del Perú y se ve obligado a marchar a Chiapas. A su vez, además de incorporar modalidades “literarias” que eran normalmente excluidas del campo, la presente propuesta extiende la órbita discursiva testimonial al ámbito jurídico y a la problematización filosófica.

  • 9 Véase Jennifer Lackey, “Introduction: Perspectives on Testimony”.

11En la esfera de los estudios epistemológicos, el testimonio ha venido ocupando en los años recientes un espacio notable en investigaciones que estudian los mecanismos de producción social de la “verdad” y que entienden este género discursivo, no como el vehículo que comunica un conocimiento previamente existente, sino como el mecanismo que revela y manufactura conocimientos previamente inexistentes. Los trabajos de Jennifer Lackey, entre muchos otros, resultan representativos de estas corrientes de pensamiento9.

  • 10 Franka Winter, “Giving Voice to the Voiceless? Second thoughts on Testimony in Transitional Justice (...)

12Respecto al discurso jurídico, además del ya mencionado Nunca más, resulta especialmente inspirador el reciente estudio de Franka Winter10. Muchos de sus argumentos contribuyen a consolidar la percepción de una “familiaridad” o unidad de fondo testimonial entre textos marcadamente disímiles. Citaré un fragmento de su texto ya que su poder de convicción en función de mis propios argumentos resulta contundente:

  • 11 Ibíd., p. 93.

Points to some important differences between trials and truth commissions crucial to the application of narrative testimony: while criminal trials are primarily directed towards individualized wrongdoers (and thereby tend to individualize atrocity) truth commissions address a collective subject […]. In contrast to criminal proceedings, which seek to restore a normative social order, truth commissions (at least officially) aspire to change society in its hitherto existing conditions.11

13Creo que esta coincidencia entre el testimonio “literario” y el “jurídico”, este configurarse como un discurso socialmente transformador que viene a destartalar las jerarquías de un orden social preestablecido y marcadamente injusto pueden constatarse tanto en el discurso oral de Domitila Barrios como en los escritos, por momentos sofisticados, de Bartolomé de Las Casas. Además, el juicio criminal y la condena contra un individuo que ha violado las normas de una sociedad que desea mantener sus estructuras intactas actúa en el mismo sentido, en función del conservadurismo dominante, que “el relato autobiográfico” de un “triunfador” individualista que ha logrado obtener su espacio de privilegio gracias a las normas y estructuras que rigen la sociedad en la que él ha triunfado. Entonces la dicotomía que esencialmente recorta el género testimonial, de acuerdo a esta lectura, está compuesta: (1) por la narración individualista de la autobiografía que conforma una representatividad individual y participa en el reforzamiento del orden social vigente; (2) por el testimonio social, donde la representatividad colectiva subalterna y la agenda transformadora de las jerarquías configuran un texto conflictivo y desafiante.

Conclusión: otra vuelta de tuerca a la noción de subalterno y radicalización de la otredad

  • 12 Gayatri Chakravorti Spivak, “Can the Subaltern Speak?”
  • 13 Mencionemos el filme de Errol Morris, Standard Operating Procedure, que investiga los abusos inhuma (...)

14Entiendo que, sin marcarse una línea divisoria tajante o absoluta, al menos en los textos que se comentaron en el presente artículo, pueden establecerse dos orientaciones antagónicas a la hora de definir qué cosa pueda ser un subalterno. En ambas posiciones se intenta lograr un acercamiento entre el letrado intermediario o el teorizador y la víctima oprimida por una amplísima diversidad de estructuras sociales. Sin embargo, creo que una de las posturas posibles es mucho más flexible y aproximativa, en tanto que la opuesta tiende a reforzar la distancia (y por lo tanto, en mi opinión, a enturbiar el entendimiento) entre el intelectual y el testimoniante subalterno. Mientras la postura asimiladora despliega una actitud aproximativa que hace del subalterno un prójimo que difiere sólo circunstancialmente del intelectual académico, en cambio la visualización del subalterno como alguien esencialmente ajeno al entorno cultural del letrado lo deshumaniza, provocando una radicalización de la otredad y sacralizando las particularidades identitarias del testimoniante. La argumentación más canonizada al respecto es la de Gayatri Spivak12, según la cual la identidad del subalterno consiste justamente en ser incapaz de auto-representarse (sobre todo en el sentido de participar en un diálogo que a la hegemonía le resulte significativo). La postura de Spivak es claramente solidaria y se despliega como un esencialismo táctico. Más allá del chiste obvio de que los subalternos hablan pero no cuando nosotros estamos adelante, o de que hablan de aquello que les resulta necesario, intentaré asumir esta postura “paternalista” y sacralizadora de la otredad victimizada. Considero que esta perspectiva de la otredad se focaliza marcadamente en el problema del colonialismo y el neo-colonialismo. Reflexionando acerca de las numerosas variables y perspectivas desde las que puede considerarse este eje, resulta particularmente muy difícil la situación (inconscientemente) ambigua y culpógena de los intelectuales que llevan adelante una agenda anticolonialista pero que se han formado dentro de un horizonte ideológico imperialista por naturaleza. ¿Es acaso necesario plantearse el rol mundial de Inglaterra y luego el de los Estados Unidos? ¿Es necesario reflexionar acerca del simbolismo expansionista de la bandera de este país? ¿Es preciso hablar del repertorio de atrocidades y de las últimas invasiones llevadas adelante por el complejo militar armamentístico norteamericano? Desde esta postura sacralizadora de la identidad de las víctimas y radicalizadora de su otredad (entre otras cosas porque es imposible luchar contra tanto poder de destrucción) intelectuales como Las Casas, Chomsky o Howard Zinn han producido algunos de los textos que, en el despliegue sanguinario de “Occidente”, más han ayudado a aminorar “los daños colaterales” de esta historia triste. Esta postura, tan valiosa como valiente, tiene su contrapartida en la ideología racista y criminal de los soldados invasores que también realizan una construcción radicalizada de la otredad de sus víctimas. En las mentes trastornadas de muchos de estos militares usurpadores, los subalternos tampoco tienen forma de auto-expresarse o de entrar en un diálogo: se trata de los sub-humanos destinados a la tortura, las violaciones, las amputaciones, el asesinato, la profanación de sus cadáveres.13

15La postura inversa a la de la radicalización de la otredad es la que posibilita o impone, al estar el subalterno des-sacralizado (o des-demonizado), la necesidad de un diálogo, de un intercambio entre iguales que, en rigor, permitiría una conjugación de agendas e intereses comunes. Conjeturo que en tanto constructo teórico y estructura de sentimientos, esta percepción de la igualdad radical entre todos los seres humanos debiera tender, mucho más, a concretarse en el repertorio ideológico de aquellos que no se han formado en una “identidad nacional” imperialista por naturaleza. Al margen de las atrocidades más hirientes de nuestra cotidianeidad, persisten los conflictos que hemos revisado en el sur de California, los cuales se perfilan hacia un deterioro cada vez más notable. En este contexto, recuperar las voces marginadas y empezar a visualizarlas como un punto de armonías posibles se vuelve necesario.

Haut de page

Bibliographie

Barnet, Miguel. Biografía de un cimarrón. Barcelona: Ariel, 1968.

Beverley, John. Against Literature. Minneapolis: University of Minnesota Press, 1993.

Burgos, Elizabeth. Me llamo Rigoberta Menchú y así me nació la conciencia. México: Siglo XXI, 1983.

CONADEP. Nunca más. Buenos Aires: EUDEBA, 1984.

Lackey, Jennifer. “Introduction: Perspectives on Testimony.” Episteme: A Journal of Social Epistemology 4. Issue 3 (2007): 233-237.

Rama, Ángel. La ciudad letrada. Hanover: Norte, 1984.

Solomianski, Alejandro, Marisol Montaño y Sofía Wolhein, ed. Otras voces. Nuevas identidades en la frontera sur de California (Testimonios). Raleigh: Editorial A Contracorriente, 2011.

Spivak, Gayatri Chakravorti. “Can the Subaltern Speak?” Marxism and the interpretation of culture. Ed. Lawrence Grossberg, Cary Nelson. Urbana: University of Illinois Press, 1988. 271-313.

Viezzer, Moema. Si me permiten hablar… Testimonio de Domitila, una mujer de las minas de Bolivia. México: Siglo XXI, 1977.

Winter, Franka. “Giving Voice to the Voiceless? Second thoughts on Testimony in Transitional Justice.” A Contracorriente 6.3 (Spring 2009): 90-107.

Filmografía:

Chile, la memoria obstinada. Dir. Patricio Guzmán. La Sept-Arte, 1997.

Reader, The. Dir. Stephen Daldry. Mirage Enterprises, 2008.

Standard Operating Procedure. Dir. Errol Morris. Sony Pictures, 2008.

Haut de page

Notes

1 Las presentes reflexiones representan una evolución del repertorio de ideas formuladas en mi ensayo crítico “Introducción a un entramado de pequeñas voces testimoniales y profundas discordancias sociales” (p. 3-34) con el que comienza mi, parcialmente, reciente libro: Otras voces. Nuevas identidades en la frontera sur de California (Testimonios). Al desarrollo posterior de mis planteos iniciales, se le sumaron los fructíferos cuestionamientos teóricos de las primeras reseñas, frente a las cuales seguí deliberando e intentando hallar respuestas para un tema tan amplio y complejo como el presente. Muchos fragmentos del presente ensayo reformulan o reproducen (en un contexto diverso) algunos segmentos del libro mencionado. Agradezco a Editorial A Contracorriente por autorizar su edición en este nuevo contexto.

2 Miguel Barnet, Biografía de un cimarrón, 1968; Elizabeth Burgos, Me llamo Rigoberta Menchú y así me nació la conciencia, 1983; Moema Viezzer, Si me permiten hablar… Testimonio de Domitila, una mujer de las minas de Bolivia, 1977.

3 Como por ejemplo la teoría de La ciudad letrada de Ángel Rama.

4 Los “homeless” (personas sin vivienda) sólo son visibles como intimidación o chantaje simbólico ejercidos por los aparatos hegemónicos de reproducción de las condiciones de producción, apuntado hacia aquellos que podrían resistirse o replantearse la sensatez de las lógicas inclusivas de un mercado laboral carnívoro.

5 CONADEP, Nunca más, 1984.

6 Esencializar es considerar la relación Subalterno-Opresor como irreversible y dada por naturaleza, mientras que existencializar consiste en considerar la relación Oprimido-Opresor como coyuntural y subordinada a los desarrollos de diversos procesos históricos.

7 Chile, la memoria obstinada, 1997.

8 El filme The Reader de Stephen Daldry realiza de un modo sugerente e incisivo una riesgosa ampliación de la noción de subalterno que acentúa su carácter transitorio y existencial. Por otra parte, la trama de la película enfatiza la oposición “cultura letrada versus oralidad” como una de las mayores herramientas de los procesos de subalternización. En una sorprendente vuelta de tuerca, la narración termina haciendo de la analfabeta opresora una persona fanáticamente letrada y oprimida.

9 Véase Jennifer Lackey, “Introduction: Perspectives on Testimony”.

10 Franka Winter, “Giving Voice to the Voiceless? Second thoughts on Testimony in Transitional Justice”.

11 Ibíd., p. 93.

12 Gayatri Chakravorti Spivak, “Can the Subaltern Speak?”

13 Mencionemos el filme de Errol Morris, Standard Operating Procedure, que investiga los abusos inhumanos en Abu Ghraib y la perversa construcción de testimonios de estas atrocidades; o las aterradoras fotografías publicadas por Rolling Stone o Der Spiegel en 2012 acerca de las numerosas masacres realizadas en Afganistán. Señalando que los métodos empleados por las dictaduras latinoamericanas y descritos por ejemplo en Nunca más correspondían a protocolos elaborados en parte por los Estados Unidos, todo esto muestra que el problema no es saber si tales hechos sucedieron, ni subrayar cuán inmundos fueron, sino cómo pudieron existir.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Alejandro Solomianski, « Rupturas fronterizas en California y radicalización de la otredad en las representaciones hegemónicas », Babel, 26 | 2012, 345-357.

Référence électronique

Alejandro Solomianski, « Rupturas fronterizas en California y radicalización de la otredad en las representaciones hegemónicas », Babel [En ligne], 26 | 2012, mis en ligne le 08 mars 2013, consulté le 22 septembre 2017. URL : http://babel.revues.org/2618 ; DOI : 10.4000/babel.2618

Haut de page

Auteur

Alejandro Solomianski

California State University, Los Ángeles Departamento de Modern Languages

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Babel. Littératures plurielles est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Laboratoire Babel
  • Logo Université de Toulon
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Les cahiers de Revues.org